Alejandro Magno (II)

Alejandro Magno (II)

· · ·
«Quien no tiene el valor de meditar grandes cosas, solo alcanzará cosas pequeñas». La historia legendaria afirmaba que aquel que consiguiera separar el yugo de la lanza —atados por un nudo de múltiples cabos del carro sagrado de Gordión conquistaría Asia. Alejandro sencillamente cortó la cuerda con su espada, la que había pertenecido a Aquiles. Y la premonición se cumplió: conquistó Asia. Comenzó la campaña con alimentos para diez días y sueldos para 8. Y con cuarenta y tres infantes, seis mil cien jinetes, ocho mil caballos, chefs, herreros, cartógrafos, músicos… llegó hasta la India y, cuando proyectaba conquistar Arabia, un vino envenenado terminó con las ambiciones de sus treinta y tres años.
Estamos enviando el reporte, aguarda un momento.
Hemos recibido el reporte
Intenta descargarlo nuevamente dentro de unas horas

Gracias por tu colaboracion
Debes esperar un momento para poder enviar otro reporte.