Cierto olor a podrido

Cierto olor a podrido

· · ·
Se habla demasiado de la «oveja negra» de la familia. Pero las ovejas negras lo son por alguna razón. Martín Vigil, con esta novela, ahonda sin contemplaciones en busca de las verdaderas causas y encuentra que algo huele a podrido en nuestra sociedad. Unos personajes vivos, palpitantes, que todos conocemos, se nos muestran por dentro con despiadada luz, con desconsiderada claridad; lo que no impide que encontremos ternura y poesía en esta páginas. Cierto olor a podrido nos demuestra que si los enemigos del alma son efectivamente tres —el demonio, el mundo y la carne—, resultan demasiados con frecuencia para un hijo solo e incomprendido.
Estamos enviando el reporte, aguarda un momento.
Hemos recibido el reporte
Intenta descargarlo nuevamente dentro de unas horas

Gracias por tu colaboracion
Debes esperar un momento para poder enviar otro reporte.