El año del verano que nunca llegó

El año del verano que nunca llegó

· · ·
Algo hace meditar que esta fantástica novela, como la criatura Frankenstein, no tuvo niñez, mas asimismo que, como el vampiro, está fuera del tiempo... En el verano de mil ochocientos dieciseis, Lord Byron, John Polidori, Percy Bysshe Shelley y su esposa Mary Shelley coincidieron en la espléndida Villa Diodati, ubicada al lado del Lago Leman. Las inclemencias del tiempo, provocadas por la aciaga erupción volcánica de Tambora, en Indonesia, que cubrió el cielo de nubes de ceniza y de azufre, les impidieron desamparar la villa a lo largo de 3 días, que fueron como una larga y lúgubre noche. En este entorno cargado de misterio y nerviosismo, entre relámpagos, horribles rachas de viento y los relatos del Phantasmagoriana leídos en voz alta bajo los fulgores fabulosos del fuego de la chimenea, se gestaron 2 de los grandes mitos de la novela gótica: Frankenstein y el vampiro. Esta historia ha sido para muchos autores motivo de buscas obsesivas y rebuscadas interpretaciones. En esta novela, William Ospina nos cautiva con sus palabras y nos introduce en el planeta fabuloso de esta inacabable historia para meditar sobre la coexistencia de lo excelente y lo monstruoso, lo siniestro como límite de lo precioso y la necesidad del hombre de reinventarse en los mitos para darle sentido a la existencia.
Estamos enviando el reporte, aguarda un momento.
Hemos recibido el reporte
Intenta descargarlo nuevamente dentro de unas horas

Gracias por tu colaboracion
Debes esperar un momento para poder enviar otro reporte.