El cuerpo nunca miente

El cuerpo nunca miente

· · ·
El cuarto mandamiento —«Honrarás a tu padre y a tu madre», heredado de la ética tradicional— nos demanda que honremos y deseemos a nuestros progenitores, mas esconde una amenaza. El que desee proseguirlo a pesar de haber sido menospreciado o bien maltratado por sus progenitores solo va a poder hacerlo refrenando sus auténticas conmuevas. No obstante, el cuerpo frecuentemente se subleva, con graves enfermedades, contra esta negación y esta falta de reconocimiento de los traumas infantiles no superados. En su nueva obra, Alice Miller nos explica, a través de abundantes ejemplos, cuáles son los mensajes que dichas enfermedades revelan, y por qué razón la experiencia de las conmuevas hasta el momento prohibidas nos deja entender estos mensajes que nos manda el ánima y de esta manera liberarnos de los síntomas y también, aun, de los traumas. Si en sus libros Alice Miller ha estudiado, desde diversos puntos de vista, la negación del sufrimiento sufrido en la niñez, en «El cuerpo jamás miente» describe las consecuencias que tiene para el cuerpo la disociación de las conmuevas intensas y genuinas. El libro aborda el enfrentamiento ocasionado entre lo que sentimos y lo que nuestro cuerpo ha registrado, y lo que desearíamos sentir para estar a la altura de las reglas morales que hemos interiorizado. Esta regularidad psicobiológica es lo que la autora desvela en la primera una parte del libro, desde las biografías de escritores como Schiller, Joyce, Proust, Virginia Woolf o bien Mishima. Las 2 partes siguientes examinan las formas de salir del círculo vicioso del autoengaño, para facilitar una liberación de los síntomas de las enfermedades con los que el cuerpo llama nuestra atención.
Estamos enviando el reporte, aguarda un momento.
Hemos recibido el reporte
Intenta descargarlo nuevamente dentro de unas horas

Gracias por tu colaboracion
Debes esperar un momento para poder enviar otro reporte.