El palacio azul de los ingenieros belgas

El palacio azul de los ingenieros belgas

· · ·
Un día de septiembre de mil novecientos veintisiete, Nalo entró a trabajar en el palacio azul de los ingenieros belgas como practicante de jardinero. Las primaveras y las revoluciones llegaron al palacio ya antes que a ningún otro sitio y también empezaron al joven en la amistad y el amor, en la entendimiento y el análisis. Fulgencio Argüelles, por medio de un narrador acertado que observa con ternura, nos acerca a los avatares personales y también históricos de quienes vivieron y trabajaron en el palacio azul, y conforma un planeta particular que trasciende a lo universal, puesto que, como apuntó Eugenio d’Ors, «el ánima popular es en todas y cada una partes la misma».
Estamos enviando el reporte, aguarda un momento.
Hemos recibido el reporte
Intenta descargarlo nuevamente dentro de unas horas

Gracias por tu colaboracion
Debes esperar un momento para poder enviar otro reporte.