El Último Viaje Hasta Ti

El Último Viaje Hasta Ti

· ·

A través de la cristalera de la terraza se podía contemplar la oscura silueta de un cuerpo inerte suspendido en el aire, pendido de los barrotes superiores. De su mano izquierda goteaba aún fresca la sangre utilizada para replicar sobre una de las paredes el mismo dibujo encontrado en el cobertizo donde fue detenido tras cometer su crimen. Las luces de la ciudad contorneaban la rigidez del cinto del que colgaba, abrazando su cuello y prolongando el suave balanceo del viento. Junto al sillón volcado del que se había valido, se mantenía aún erguida la mesilla, sobre la que reposaba una carta sin remitente, en cuya dirección de envío aparecía el nombre de Fernán. En su interior, una cuartilla con unas pocas palabras manuscritas decía:

“Querido amigo Fernán,

Tu ayuda me ha hecho llegar a Ella, al lugar donde no es necesario el azar para encontrarnos, porque siempre estará allí.

Ahora es preciso partir hacia donde me espera, al lugar de donde nunca más se vuelva a ir.

Tu más leal amigo”

Estamos enviando el reporte, aguarda un momento.
Hemos recibido el reporte
Intenta descargarlo nuevamente dentro de unas horas

Gracias por tu colaboracion
Debes esperar un momento para poder enviar otro reporte.