Fuera de lugar

Fuera de lugar

· · · ·
«Fuera de lugar» transcurre en geografías diversas: la precordillera, el litoral, el conurbano, los recónditos países del Este, una frontera. Y asimismo en Internet, el espacio de todos y cada uno de los espacios. Claro que los personajes que se mueven de un sitio a otro, los que parten y se aventuran, no quedarán de ahí que más cerca de la verdad que aquellos que se quedan siempre y en toda circunstancia fijos en un mismo punto. Y eso pues la lógica que se impone en «Fuera de lugar» no es otra que la del desvío. El desvío: así sea en las perversiones de las fotografías con pequeños que se cuentan en el inicio, así sea en el viaje en pierdo que se cuenta en el final. ¿Qué es lo fuera de sitio en «Fuera de lugar»? En parte lo es la aberración: eso que no debería ocurrir y, no obstante, sucede. En parte lo es la descolocación: el modo perfecto fatal en que se desorientan y se pierden aquellos que más seguros se sienten de estar siguiendo las pistas adecuadas. Y en parte lo es la manera en que Martín Kohan dispone la trama policial de esta novela: hay actos y hay huellas, hay hechos y hay consecuencias; mas las huellas y las consecuencias aparecen siempre y en todo momento en un lugar diferente del lugar donde se supondría, donde se aguardaría, donde se las buscará.
Estamos enviando el reporte, aguarda un momento.
Hemos recibido el reporte
Intenta descargarlo nuevamente dentro de unas horas

Gracias por tu colaboracion
Debes esperar un momento para poder enviar otro reporte.