Hasta la última jaula

Hasta la última jaula

· · ·
Entrar a plena luz del día en un laboratorio, sembrar el desconcierto por los corredores y en los aledaños, extraer mientras documentos que prueban las torturas que se efectúan contra los animales. Colarse en el puerto y hundir los navíos destinados a la matanza de focas. Visitar granjas y vaciar las jaulas. Incendiar mataderos. Incendiar grandes centros comerciales que venden pieles. Bloquear el paso a los camiones que transportan animales vivos destinados al consumo cárnico. Hacer huelgas de apetito desde la cárcel para llamar la atención sobre la experimentación animal. Boicotear de manera continua las cacerías. Invadir viveros y salvar a todos y cada uno de los animales que se pueda. Actuar, en suma, basándonos en criterios propios como la moral y la eficiencia, en frente de (y contra) criterios extraños como la legalidad y el beneficio económico. Estas páginas procuran esbozar la evolución de diferentes conjuntos de acción directa, primordialmente ilegal, y de qué forma su esmero y bravura han contribuido a salvar millones de vidas y a causar grandes daños a una industria opresora y atroz.
Estamos enviando el reporte, aguarda un momento.
Hemos recibido el reporte
Intenta descargarlo nuevamente dentro de unas horas

Gracias por tu colaboracion
Debes esperar un momento para poder enviar otro reporte.