Hay algo que no es como me dicen

Hay algo que no es como me dicen

· · ·
Bajo sospecha. Cuando Nevenka Fernández, sin experiencia política anterior, admite presentarse a las elecciones municipales en Ponferrada, en el número 3 de la candidatura del PP que encabeza Ismael Álvarez, se pone bajo sospecha. Prosigue bajo sospecha cuando, con tan solo veinticuatro años, recién terminada la carrera de Empresariales, se le encarga la administración de un presupuesto de seis mil millones de pesetas. Es Nevenka Fernández la que está bajo sospecha cuando presenta su renuncia y ofrece una rueda de prensa en la que demanda la situación que ha venido sufriendo desde su llegada al Municipio de Ponferrada. ¿Por qué razón no cortó de raíz y desde el primer instante las insinuaciones de Ismael Álvarez, el regidor cincuentón y con fama de mujeriego? Este, en cambio, conforme la opinión de Ana Botella, había actuado de forma «impecable». No había sombra de duda. No obstante, los tribunales fallan en contra suya. El «caso Nevenka» jamás ha sido el «caso Ismael Álvarez». ¿Por qué razón? Nevenka Fernández descu­brió un día de qué manera se llamaba aquello que estaba viviendo: acoso, abuso sexual, y tuvo el valor de denunciarlo, de romper con su orden social sin tener otro de repuesto. No sabía entonces que su figura podría interpretarse como paradigma de unos modos universales y ancestrales, criticados en público mas demasiadas veces permitidos en la práctica. Y que se transformaría en la heroína literaria del más sagaz observador de la realidad entre nuestros escritores: Juan José Millás.
Estamos enviando el reporte, aguarda un momento.
Hemos recibido el reporte
Intenta descargarlo nuevamente dentro de unas horas

Gracias por tu colaboracion
Debes esperar un momento para poder enviar otro reporte.