La araña y otros cuentos macabros y siniestros

La araña y otros cuentos macabros y siniestros

- Libro 95

· · ·
Autor maldito entre los malditos, Hanns Heinz Ewers nació en Düsseldorf en mil ochocientos setenta y uno y se interesó desde muy joven por la filosofía, la mística, la sicología y las ciencias escondes. Su vida fue azarosa y polifacética: ácrata stirneriano, decadente, trotamundos, espía alemán en E.U., prosista, ensayista, editor y cineasta fueron solo ciertas de sus ocupaciones. Influido por la corriente del romanticismo negro y componente del decadentismo de fin de siglo, Ewers adoptó como modelos literarios a Poe, Heine, Hoffmann, Huysmans y Strindberg y supo conjugar con gran habilidad lo ridículo y lo peculiar, lo siniestro y lo macabro, lo fantasmal y lo atroz. Sus novelas más conocidas, El practicante de hechicero (mil novecientos diez), La mandrágora (mil novecientos once) —que consiguió un enorme éxito internacional—, y Vampyr (mil novecientos veintiuno), forman la llamada “trilogía de Frank Braun” (que relata su transformación en un vampiro). Esta colección reúne una extensa selección de los mejores cuentos fabulosos de Ewers, y entre ellos podemos destacar La araña, un relato magistral y también imborrable sobre una serie de enigmáticos suicidios ocurridos en una habitación de hotel que recrea el mito de Aracne (contado por Ovidio en el libro VI de las Metamorfosis); La joven blanca, donde un conjunto de libres se recrea con el espectáculo de una danza macabra; La salsa de tomate, un relato atroz en el que asistiremos a un sanguinolento combate; El Reino de las Hadas, donde la inocente visión de una pequeña deja helados a sus mayores; o bien La Mamaloi, una historia amorosa con los sacrificios rituales del Voodoo como escenario. El lector descenderá de la mano de Ewers a los abismos más negros de la condición humana.
Estamos enviando el reporte, aguarda un momento.
Hemos recibido el reporte
Intenta descargarlo nuevamente dentro de unas horas

Gracias por tu colaboracion
Debes esperar un momento para poder enviar otro reporte.