La cueva de los filósofos

La cueva de los filósofos

· · ·
Para contagiar al lector, a Scerbanenco le bastan unos pocos trazos. Ya la presentación inicial, seca y sucinta, de la familia Steves basta para intuir que el crimen, que se anuncia como un drama producto del fanatismo, es ineludible. Sus miembros, amantes todos ellos de los aspectos técnicos y prácticos de las ciencias morales, viven monacalmente en una casa miserable en los suburbios: la gruta de los pensadores. Es Luciana la que desaparece una noche y después es encontrada fallecida en la ribera de un río no lejísimos del cadáver de un rico industrial que había decidido resguardarla. Un caso bastante difícil y también complicado para Arthur Jelling, cuyo conocimiento del ánima humana y también intuición le van a llevar, poquito a poco, a descubrir la verdad más segrega.
Estamos enviando el reporte, aguarda un momento.
Hemos recibido el reporte
Intenta descargarlo nuevamente dentro de unas horas

Gracias por tu colaboracion
Debes esperar un momento para poder enviar otro reporte.