La isla Corazón

La isla Corazón

- Libro 26

· · · ·
La isla Curazao —que en portugués, significa corazón— forma parte de una de las posesiones holandesas. La ciudad tiene la arquitectura de los Países Bajos, pero la mayoría de sus pobladores son negros. Desde el aire se perciba la forma que tiene la isla: La de un gigantesco corazón, festoneado de espumas. Contrabandistas, traficantes de cuanto pueda ofrecer ganancias crecidas, espías, aventureros de toda laya danse cita en Curazao. Stuart Driscol había llegado allí dos años antes. Compró una lancha motora, dispuesto a enriquecerse con lo que fuera. Quería regresar con mucho dinero a su ciudad natal de Kansas. Pero al término de los dos años, apenas podía comprar la gasolina necesaria para el funcionamiento de su canoa, la cual iba perdiendo lustre y resquebrajándose. Ganaba sólo dos florines holandeses a la semana llevando galones de combustible a los buques, que no andaban en el puerto sino fuera de los malecones, por la brevedad de su escala, efectuada únicamente para surtirse de nafta y provisiones. Stuart Driscol esperaba "su barco". Era la expresión con que en Curazao querían significar la suerte. Aquella suerte que todo hombre espera tener en el momento menos pensado, y que es lo que hace vivir. Y "su barco" llegó. Al menos esto creía cuando Ubaldo —el negro que a veces le ayudaba, cuando la indolencia y su repugnancia al trabajo sufrían una breve derrota—, vino a su embarcadero.
Estamos enviando el reporte, aguarda un momento.
Hemos recibido el reporte
Intenta descargarlo nuevamente dentro de unas horas

Gracias por tu colaboracion
Debes esperar un momento para poder enviar otro reporte.