La jaula de la bestia

La jaula de la bestia

- Libro 136

· · ·
«De repente, pisó el freno. Eddie pensó que soñaba. ¿De qué manera demonios era posible que, en menos de 5 minutos, hubiera crecido en el camino otro muro de boj, tan sólido y espeso, como el que se veía a los dos lados de la carretera? Con ojos atónitos, contempló la verde barrera que, del mismo modo que en el primer caso, le cortaba el camino. Y no era posible una equivocación al tomar un ramal desapercibido ya antes, por el hecho de que, desde allá, si bien muy disminuido de tamaño, debido a la distancia, se veía el otro seto. Reculó. Quizá en la casa, aguardó, le señalarían alguna senda para salir de lo que le parecía una suerte de trampa. Su humor era pésimo y comenzó a meditar con vengativa exquisitez en las aplastadas narices del recomendante de aquel camino».
Estamos enviando el reporte, aguarda un momento.
Hemos recibido el reporte
Intenta descargarlo nuevamente dentro de unas horas

Gracias por tu colaboracion
Debes esperar un momento para poder enviar otro reporte.