La leyenda de Sleepy Hollow y otros cuentos de fantasmas

La leyenda de Sleepy Hollow y otros cuentos de fantasmas

· · ·
Cuando apareció en mil ochocientos nueve «Historia de la ciudad de Nueva York de Diedrich Knickerbocker», colección de las crónicas históricas publicadas en el neoyorkino Morning Chronicle por el escritor de Norteamérica Washington Irving (mil setecientos ochenta y tres-mil ochocientos cincuenta y nueve), en Europa no se tenía nueva aún de la existencia de una literatura de Norteamérica. Poco después, Walter Scott, Balzac y Byron saludarían con gran entusiasmo la obra inaugurual de un autor, y de una literatura, de cuyo magisterio se declararían deudores más tarde escritores como Poe o bien el versista Walt Whitman. En mil ochocientos treinta y dos Irving viaja a Europa y presenta sus cartas credenciales como diplomático frente a la reina Isabel II de España. Ese año publica su conocida Alhambra («Cuentos y leyendas de la Alhambra»), recreación de tradiciones arabigoandaluzas en las que la imaginación del estudioso reúne sucesos históricos con capítulos sobrenaturales. Se han reunido en este volumen los mejores y más representativos cuentos que Washington Irving aportó a la literatura fantástica: «Rip van Winkle», el hombre que quedó suspendido en el tiempo a lo largo de múltiples años; «La historia de leyenda de Sleepy Hollow», la historia de un caballista sin cabeza que atierra a una apacible población rural (pertenecientes a su magna obra The Sketch Book, mil novecientos veinte); «Leyenda de la rosa de la Alhambra» y «La aventura de mi tío» (extraídos estos de la citada Alhambra); «El fantasma del novio», inspirado en una historia de leyenda alemana, o bien «La aventura del estudiante alemán», un cuento ambientado en los días de la Revolución Francesa (que inspiró a Gautier el relato «La fallecida enamorada»), son ciertos cuentos que forman una parte de esta antología.
Estamos enviando el reporte, aguarda un momento.
Hemos recibido el reporte
Intenta descargarlo nuevamente dentro de unas horas

Gracias por tu colaboracion
Debes esperar un momento para poder enviar otro reporte.