La ruta de la seda

La ruta de la seda

- Libro 80

· · · · ·
En el año 329 a. C. el ejército griego de Alejandro, rey de Macedonia, alcanzó las estribaciones meridionales del Hindukush, la imponente formación montañosa de Asia Central. Durante cinco años, los helenos recorrieron como conquistadores las tierras que se extendían a ambos lados de la cordillera. Cuando abandonaron la región, rumbo a Occidente, en Asia Central y la India del noroeste se había iniciado un proceso de helenización que duraría siglos, y que amalgamaría la civilización griega con las diferentes culturas locales. Dos siglos después de Alejandro, los chinos alcanzaban las mismas regiones y abrían una vía de intercambios culturales y comerciales que, con el nombre de Ruta de la Seda, pondría en comunicación las orillas del Mediterráneo y las del mar Amarillo a través de los oasis del Tarim, las tierras altas del Asia Central y la meseta irania. En el presente Cuaderno se ofrece una panorámica, desde distintas ópticas históricas, de lo que la Ruta de la Seda representó para el Mundo Antiguo. Miguel Angel Ebira escribe sobre los conocimientos que los griegos tenían de la geografía asiática antes de la definitiva apertura de la Ruta. Domingo Plácido se ocupa de las vías helenísticas en Asia Central y la India. Y Ana Ramos y Carmen García-Ormaechea, de la contribución china a la Ruta.
Estamos enviando el reporte, aguarda un momento.
Hemos recibido el reporte
Intenta descargarlo nuevamente dentro de unas horas

Gracias por tu colaboracion
Debes esperar un momento para poder enviar otro reporte.