La séptima carta

La séptima carta

· · ·
Una de las grandes cualidades de Platón fue tener conciencia en un tiempo que carecía de ella. De su juventud sostiene vivísimo el recuerdo del descreimiento de su urbe, Atenas, y más en concreto del engreimiento de su generación, lo que supuso para él un duro desencuentro. Sin embargo, sin resignarse a la mediocridad, Platón se embarcará en una busca filosófica, política y religiosa que pretenderá acabar con la constitución en Siracusa de un Estado en el que regirían los más sabios. Este propósito de dignificar la vida de su comunidad le encarará a Dionisio el Viejo, el déspota de Siracusa. Fue exactamente el homicidio de su acólito Dión, en quien tenía depositadas grandes esperanzas, lo que motivó que Platón escribiera una carta a sus amigos sicilianos, con la idea de justificar su actitud y contar su pasmosa aventura siracusana. Es «La séptima carta», la más obviamente platónica, sobre la que se cimenta esta novela y en la que se muestra el genio del ateniense de una forma pasmosamente transparente. En «La séptima carta» Vintilă Horia, con su intuición y merced a la empatía que logra con sus personajes, recrea fabulosamente no solo el tiempo de Platón, sino más bien asimismo sus pensamientos, congojas y anhelos.
Estamos enviando el reporte, aguarda un momento.
Hemos recibido el reporte
Intenta descargarlo nuevamente dentro de unas horas

Gracias por tu colaboracion
Debes esperar un momento para poder enviar otro reporte.