Las cosas que perdimos en el fuego

Las cosas que perdimos en el fuego

· · ·
En estos once cuentos el lector se ve forzado a olvidarse de sí para proseguir las peripecias y también investigaciones de cuerpos que desaparecen o resurgen en el instante menos aguardado. Así sea una trabajadora social, una policía o bien un guía turístico, los protagonistas luchan por prohijar a seres socialmente invisibles, averiguando de esta manera en el peso de la culpa, la compasión, la atrocidad, las contrariedades de la convivencia, y en un terror tan hondo como creíble. Con la cotidianeidad hecha pesadilla, el lector se lúcida abatido, desequilibrado por historias y también imágenes que nunca logrará sacarse de la cabeza. Las autodenominadas «mujeres ardientes», que protestan contra una forma extrema de violencia familiar que se ha vuelto viral; una estudiante que se arranca las uñas y las pestañitas, y otra que procura ayudarla; los años de apagones dictados por el gobierno a lo largo de los que se intoxican 3 amigas que lo van a ser hasta el momento en que la muerte las separe; el conocido asesino en serie llamado Petiso Orejudo, que solo tenía 9 años; hikikomori, magia negra, los celos, el desamor, supercherías rurales, edificios abandonados o bien encantados… Mariana Enriquez es una de las narradoras más valientes y sorprendentes del siglo veintiuno, no solo de la nueva literatura argentina al cargo de escritores nacidos a lo largo de la dictadura sino más bien de la literatura de cualquier país o bien lengua. Convierte géneros literarios en recursos narrativos, desde la novela negra hasta el realismo sucio, pasando por el terror, la crónica y el humor, y profundiza con dolor y belleza en las raíces, las llamas y las tinieblas de toda existencia.
Estamos enviando el reporte, aguarda un momento.
Hemos recibido el reporte
Intenta descargarlo nuevamente dentro de unas horas

Gracias por tu colaboracion
Debes esperar un momento para poder enviar otro reporte.