Las siete columnas

Las siete columnas

· · · ·
El ermitaño Acracio dialoga con Satanás, que se lamenta de que en el mundo ya no tiene a quien tentar, puesto que nadie le hace caso. Los siete pecados capitales (lujuria, pereza, gula, ira, envidia, avaricia y soberbia) dan a la vida humana un dinamismo y un aliciente de que antes carecía. El ermitaño propone a Satanás que retire del mundo estos siete pecados, y el demonio accede. Pero los efectos son terribles: sin avaricia nadie desea trabajar; sin lujuria disminuyen los índices de natalidad; sin soberbia nadie lucha por mejorar& Las pasiones mueven las acciones humanas, y los siete pecados capitales resultan ser, paradójicamente, los pilares sobre los que se sustenta la sociedad.
Estamos enviando el reporte, aguarda un momento.
Hemos recibido el reporte
Intenta descargarlo nuevamente dentro de unas horas

Gracias por tu colaboracion
Debes esperar un momento para poder enviar otro reporte.