Los verdugos

Los verdugos

· · ·
Un criminal, recién salido de la cárcel donde ha pasado varios años a consecuencia de un atroz delito, se presenta en la casa del principal testigo de cargo en el juicio que motivó su condena. Sin mostrar un decidido propósito de venganza, valiéndose simplemente de alusiones vagas, y especialmente de su presencia constante y turbadora, lleva primero el desconcierto, luego el terror, a la familia de los Bowden. No hay ningún motivo para acusarlo, la policía se niega a intervenir. El violador ha cumplido su pena, y no hay castigo para quien mira insistentemente a una muchacha, aunque ésta tenga catorce años y sea la hija del testigo cuya declaración le ha costado un prolongado encierro. Alrededor de este incidente se va creando una atmósfera tensa, dramática. El terror se adueña de la familia. Misteriosamente empieza a desencadenarse la venganza, oscura, siniestra, doblemente cruel, del expresidiario. Y el respetable abogado Bowden, hasta entonces modelo de ponderación y honestidad en el ejercicio de su profesión, descubre desconcertado que hay situaciones en las que el Código deja de servir. La ley, literalmente, no puede protegerle. Su formación jurídica, su ética profesional, le impide tomarse la justicia por su mano. No hay ninguna figura de delito en la que encaje la actitud del silencioso sádico. Una trama humanísima, un creciente de interés que llega casi a resultar insoportable, una novela tensa, amarga, directísima. ¿Qué haría usted si la Ley no pudiera ayudarle y su propia existencia se viera inminentemente amenazada? ¿Se convertiría usted en la Ley?
Estamos enviando el reporte, aguarda un momento.
Hemos recibido el reporte
Intenta descargarlo nuevamente dentro de unas horas

Gracias por tu colaboracion
Debes esperar un momento para poder enviar otro reporte.