Los viejos marineros

Los viejos marineros

· · ·
En mil novecientos sesenta y uno Jorge Amado publicó Los viejos marineros, un libro corto compuesto de 2 historias que van a meter al lector en un planeta caluroso, festivo, ligero y al tiempo complejo: el de Bahia. El escritor brasileiro empieza su libro con la historia del velatorio de Quincas Berro Dagua, un letrado que ya viejo, con carrera hecha y con hija crecida, decide mandarlo todo al carajo, transformándose en el rey de los indigentes de Bahía. Quincas, que no se había embarcado en su vida, afirmó que deseaba fallecer como los marineros, tragado por el mar. El cuento, bastante cómico, muestra la diferencia de clases, la guerra entre los amigos recientes de Quincas (los indigentes, horriblemente abatidos por la muerte de su compañero) y la familia, gente para la que su muerte significaba el reposo del “qué dirán” al que su padre los sometía tras su conversión a la vagabundería. Una joya de cuento. La segunda historia tiene asimismo como escenario Bahía y cuenta la vida real y falsa (uno pasa las hojas tratando de esclarecer cuál es cuál) del comandante Vasco Moscoso Aragao, hombre de pinta y alcurnia que llega a un pueblo aledaño despertando todo género de chismes y sospechas. Amado fue tal vez el único escritor que consiguió crear atmosferas afines a aquellas a las de García Marquez. Básicamente, el brasileño siempre y en todo momento deja en sus páginas su preocupación por las diferencias del país que amaba; ponía al mismo nivel la relevancia de la sensatez y la insensatez, la relevancia de las tradiciones y la flaqueza de sus significados. Los libros de Amado siempre y en toda circunstancia van a dejar al lector con el corazón contento y siendo consciente de la sabrosa ridiculez que es el humano.
Estamos enviando el reporte, aguarda un momento.
Hemos recibido el reporte
Intenta descargarlo nuevamente dentro de unas horas

Gracias por tu colaboracion
Debes esperar un momento para poder enviar otro reporte.