Nada se acaba

Nada se acaba

· · · ·
¿Hay alguna forma de trascendernos, de vencer nuestra condición de seres mortales, quizás por medio de la pasión? Esa es el interrogante que guía y también intriga al lector en «Nada se acaba». El matrimonio de Elisabeth y Nate hace aguas. Llevan casados más de una década y viven bajo exactamente el mismo techo, mas a lo largo de los últimos años han llevado vidas separadas. En su naufragio conyugal se embarcan en incesantes aventuras sentimentales de las que acostumbran a regresar maltrechos, hasta el momento en que de pronto algo cambia: el suicidio del último amante de Elisabeth y la relación entre Nate y Lesje, una paleontóloga que solo se siente cómoda entre fósiles de dinosaurios, crearán un nuevo triángulo cariñoso que rompe el especial equilibrio de la pareja. Durante estas páginas llenas de sabiduría desfilan adultos que al final del día no son más que pequeños en pos de protección. Su desconcierto y su saña son en el fondo universales, puesto que duele entender que no somos más que una mancha de polvo en la historia del universo: por más que hagamos, nada se termina y la vida prosigue sin solicitar permiso. Por último, entre tantas dudas, un destello de luz se abre paso: quizás la entrega cariñosa pueda llevarnos cara el futuro y ser un antídoto contra la muerte y el olvido. Tal vez…
Estamos enviando el reporte, aguarda un momento.
Hemos recibido el reporte
Intenta descargarlo nuevamente dentro de unas horas

Gracias por tu colaboracion
Debes esperar un momento para poder enviar otro reporte.