Nebiros

Nebiros

· · ·
Juan Eduardo Cirlot escribió Nebiros, la única novela en su obra, en el verano de mil novecientos cincuenta. Su editor debía de ser José Janés, mas la censura de España no autorizó la publicación por considerarla «de una moralidad grosera» y «repugnante». En el epílogo, Victoria Cirlot explica las contrariedades de este manuscrito que ha continuado olvidado y perdido a lo largo de más de medio siglo para regresar fantasmagóricamente justo en el centenario del nacimiento del versista. Nebiros narra el camino nocturno de un personaje por los prostíbulos de una urbe portuaria, jamás nombrada, en un tiempo espeso y estresante. Las calles, los bares, la gente, las putas, son percibidos por un ojo que traspasa las fronteras de lo real para lograr las zonas de la alucinación. Las imágenes del planeta exterior se confunden con los monólogos interiores del protagonista mediante los que el lector asiste a una concepción del planeta, de forma profunda nihilista y abismada en el inconveniente del mal. El nombre que da título al libro es el de un diablo y efectivamente infernal es el viaje propuesto. La novela se ubica en una tradición muy específica, que no es otra sino más bien la de aquella literatura ocupada en el mal, tan bien desarrollada por Georges Bataille.
Estamos enviando el reporte, aguarda un momento.
Hemos recibido el reporte
Intenta descargarlo nuevamente dentro de unas horas

Gracias por tu colaboracion
Debes esperar un momento para poder enviar otro reporte.