Valses tétricos

Valses tétricos

- Libro 14

· · · ·
Novela de espionaje y de guerra que presenta personajes complejos y ambiguos que actúan de forma desesperada en un escenario, la ocupación nazi, donde no parece posible la misericordia. Tres agentes secretos son entrenados en Estados Unidos; el temperamental Dick Colton, el impulsivo Silas Waverton y el cerebral Gerard Fletcher. Su misión es introducirse en la Austria ocupada y establecer lazos de colaboración con la resistencia que dirige Liuda Goldberg. Para ello cada uno de ellos emprende un viaje en solitario hasta Salzburgo donde esperan establecer contacto; lo que no saben los jefes de los servicios secretos americanos es que Gerard Fletcher, enamorado de la rotunda y turbadora Kyra Bauner, es un traidor al servicio de los nazis. El viaje de Colton hasta Austria —por las montañas, esquiando— es relativamente sencillo mientras el viaje de Waverton en tren es muy accidentado; detenido junto a un sacerdote por querer defender a una bella judía, logra escapar con ella tras matar a sus captores. La bella resulta ser Lidia Schardingbruck, condesa y símbolo de la resistencia. Los tres americanos llegan a Salzburg y entran en contacto con el jefe de las juventudes nazis austriacas, Franz Garsten, que resulta ser un descreído nazi decidido a traicionar la causa por la que ha matado y asesinado, asqueado de tanta barbarie. El hecho de que un cabecilla nazi sea un traidor y de que un espía americano lo sea también genera una serie de situaciones complejas —persecuciones, delaciones, traiciones— pues «todo resulta difícil en esta tierra Goldberg. Nadie es lo que parece ser». (69). El contacto con los nazis descubre su reino de terror y corrupción pero el contacto con los resistentes y su cabecilla Goldberg demuestra también su profunda degeneración moral. La acción culmina en el castillo de la condesa donde Colton, disfrazado de jardinero, matará a Fletcher y a Kyra y donde la condesa, tras ser detenida, será liberada por un Waverton cada vez más enamorado; así podrá asistir a la voladura de su castillo —repleto de nazis— a mano de un Fletcher que decide inmolarse para expiar sus pecados. La novela tiene un singular epílogo que nos cuenta el retorno de Waverton —acompañado de Lidia, su prometida— y de Colton a los Estados Unidos. Son torpedeados por barcos nazis y llegan a Nueva Orleáns; allí descubren terribles conflictos sociales, raciales y el imperio de la delincuencia. Ante esa descomposición que les rodea Colton siempre formula la frase irónica: Paz, armonía y buena voluntad. Al final Colton vuelve a Europa como espía y Lydia y Waverton se casan al tiempo que escriben reportajes denunciando la barbarie nazi. La presencia de Austria como escenario y los constantes recorridos por las cloacas y canales subterráneos de Salzburgo hacen presumible una influencia de El tercer hombre (1949) de Carol Reed; de igual manera, toda la novela está impregnada de un cinismo y desesperanza que también evocan la célebre película. En la novela los nazis aparecen como perversos y terribles pero los «héroes» resistentes se muestran degradados: son violentos, inmisericordes, terribles, llegando incluso a defender el canibalismo como arma para hundir al enemigo.Estructuralmente la novela se inicia con un excelente y trepidante capítulo de acción donde sólo al final descubrimos que nos encontramos ante un ejercicio de entrenamiento. Ya en el desarrollo de la novela capítulos como «Tres viajeros», que describe el viaje en tren de Silas Waverton, el sacerdote italiano y Lidia, se nos muestran como verdaderas perlas narrativas. Y salpicando toda la historia, el estilo certero y preciso de Debry: «Dick Colton dio vuelta al conmutador, después de revestir el impermeable. Pese a toda su sangre fría y dureza, le era insoportable la visión de la mujer muerta, sentada, como un ídolo maligno, con el cadáver de Gerard Fletcher rendido a sus rodillas» (120)
Estamos enviando el reporte, aguarda un momento.
Hemos recibido el reporte
Intenta descargarlo nuevamente dentro de unas horas

Gracias por tu colaboracion
Debes esperar un momento para poder enviar otro reporte.