Víbora sin nido

Víbora sin nido

- Libro 79

· · · ·
Podríamos decir que incluso las víboras tienen su nido, o su hogar, como prefiramos. Si la víbora permanece en su nido, no hay nada que temer, pues se supone que allí nadie la molesta y por lo tanto está tranquila y ocupándose de sus asuntos, sean cuales sean estos. Incluso, aunque la víbora se halle fuera de su nido, no debemos temer nada de ella mientras no la soliviantemos. Pero no todos tienen la precaución de estar atentos a la posible aparición de una víbora que se halla fuera de su nido y que, por tanto, no está precisamente tranquila y amigable. Esto aparte de que puede ocurrir que la víbora sea muy, muy, muy astuta y se presente como pacífico e inocente pajarillo en el nido ajeno.
Estamos enviando el reporte, aguarda un momento.
Hemos recibido el reporte
Intenta descargarlo nuevamente dentro de unas horas

Gracias por tu colaboracion
Debes esperar un momento para poder enviar otro reporte.